sábado, 3 de mayo de 2008

¿Qué tiene en la cabeza ese señor de bigotes?

Ya se cumplieron 100 días de gestión. Cierre, hostigamiento jurídico y desalojos a centros culturales independientes, ferias artesanales, cooperativas, manteros y trabajadores de la cultura en general. Marcas indelebles de la política que el gobierno encabezado por Mauricio Macri viene encarando para con los trabajadores de la cultura de la Ciudad de Buenos Aires. Pero surge la pregunta: ¿cuál es el modelo cultural que tiene en mente la gestión macrista? En esta nota, esbozos de lo que se viene cocinando: cultura vip, negocios inmobiliarios y turismo extranjero.
Fuente: www.anred.org

A confesión de parte, relevo de pruebas

Muchas veces, para "desvelar" ciertas políticas represivas de una gestión estatal es necesario recurrir a los afectados por las mismas, ya que los funcionarios se muestran (esto indica la regla) reticentes a contestar sobre medidas de ese tipo. Pero en otros momentos, algunas administraciones son tan frontales y "transparentes" - en este sentido, claro - que no dejan lugar a dudas con respecto al proyecto que traen a cuestas.

Este parece ser el caso de la gestión macrista, que en su boletín informativo semanal "Cultura BA" viene dando pistas de los objetivos que se persiguen en materia de política cultural para la ciudad. Las palabras clave: "destino turístico extranjero", "autonomía de gestión", "competitividad", "modelo exitoso", "privatización", "operadores", "interacción entre lo público y lo privado"…

Ya en su primer número, de principios de enero, el suplemento planteaba sin rodeos que el objetivo sería "difundir y potenciar en el exterior los esfuerzos y actividades culturales que hacen de la Ciudad de Buenos Aires un destino cultural (…) como epicentro de una movida cultural y artística contra la que, ciertamente, pocas ciudades en el mundo pueden competir"("Un objetivo conjunto", Cultura BA 31/12/07-6/2/08).

Por si no quedaba claro cómo se implementaría esto, Mauricio Macri había anunciado en la conferencia de prensa inaugural de su gestión que "hay que romper los prejuicios respecto de la interacción entre lo público y lo privado. La potencia de esta acción conjunta no tiene límites".

Por su parte, el ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi, explicaba más detalladamente la idea: "La propuesta es extender, interrelacionar, sinergizar y promocionar la oferta entre el público y los operadores que asisten a las ferias y eventos internacionales del calendario promocional de turismo del Ente Turismo de Bs As, y, al mismo tiempo, desarrollar mayor presencia turística de la ciudad en los calendarios internacionales".

En limpio: posicionar a la ciudad porteña como un centro de captación turística extranjera, difundiendo sus atributos en el exterior a través de la participación en ferias y eventos internacionales vinculados al mercado de la cultura.

¿Operadores? ¿Competencia?: Ente Turismo de Buenos Aires

Además de ser el ex ministro de Cultura, Turismo y Deporte del gobierno de Fernando de la Rúa, Hernán Lombardi, es actualmente el ministro de Cultura porteño, y el presidente de un organismo oficial llamado Ente Turismo de Bs As, cuyo objetivo principal es posicionar a la ciudad de Buenos Aires como marca en el exterior.

¿En qué consiste? Según lo difundido por el órgano de prensa del gobierno porteño, sería "un ente orientado a poner en marcha acciones que favorezcan la participación y representación del sector privado, la autonomía de gestión y asignación presupuestaria, y la posibilidad de asimilar la gestión turística de Buenos Aires a modelos exitosos de otras ciudades del mundo" ("Un modelo de vanguardia", Cultura BA 27/12/07 al 2/1/08).

En resumen: el objetivo de este ente es abrir el juego, desde el estado, para la libre participación del sector privado en este gran negocio que significa el turismo y la cultura vip desde hace unos cuantos años en Argentina.

De esta manera, este plan exportado del modelo gerencial empresarial, prevé que el objetivo central del turismo en la Ciudad será crecer al ritmo de un 7 por ciento anual, según calculan. Esto basado en la idea motor de que el turismo constituye un sector estratégico como herramienta de desarrollo económico.

La otra cara de la "marca Bs. As"

El recientemente inaugurado hotel "Axel" tiene 48 habitaciones, un restaurante de alto nivel en la planta baja, un interesante spa con pileta climatizada con piso de vidrio transparente, otra pileta abierta, y dos subsuelos para cocheras. Además, la gran mayoría de los 40 empleados permanentes son gays. Está ubicado en Venezuela 649, en el barrio porteño de San Telmo, y su construcción supuso una inversión de 3,5 millones de dólares. ¿Estamos hablando de un gobierno porteño abierto a la "diversidad"?

Parece que no, teniendo en cuenta que sólo podrán acceder a dichas instalaciones los gays ricos y, preferentemente, extranjeros. Todo un negocio vip.

El hotel "Axel" es de cinco estrellas y sigue el modelo del "Axel" original, ubicado Barcelona, que funciona en esa ciudad española desde 2003 y que fue el primero de su tipo en el mundo. Su dueño es el empresario catalán Juan Juliá.

Hernán Lombardi, fiel a su origen como empresario hotelero, es el representante en Argentina de esa empresa. Estamos hablando de la ciudad y la cultura gestionadas como una empresa. Sin embargo, nadie o muy pocos medios parecen cuestionarse si no hay allí una incompatibilidad con las actividades de funcionario público que esa persona desarrolla. Ni tampoco si es lícito que esta política se quiera imponer a fuerza de hostigamiento judicial y desalojos.

La ola de desalojos de viviendas que desde alrededor de dos meses atrás vienen encarando las autoridades porteñas van en ese sentido.

Ejemplos de esto son el desalojo de fines de febrero de unas 300 familias que quedaron en la calle después del operativo que se llevó a cabo en Bolívar y Moreno, barrio de Monserrat, y el de las viviendas de la calle Cochabamba, en San Cristóbal. En el primer desalojo, la compradora de ese edificio con arquitectura de principios del siglo XX, es la empresa "San Telmo House S.A" , que construirá allí un hostel para turistas extranjeros y un centro comercial. Pero el argumento mediático fue el inminente peligro de derrumbe y la condición de hacinamiento en que vivían esas familias.

Y esto es sólo una muestra: "Desde que empezó nuestra gestión hubo unos veinte desalojos" , se sinceraba el subsecretario de Fortalecimiento Familiar y Comunitario, Carlos Regazzoni, dando una idea de la magnitud de lo que está en marcha.

En este mismo camino, podemos encontrar, también, el cierre de la señal "Ciudad Abierta" , con sus trabajadores despedidos, y con al propuesta privatizadora presentada por el gobierno macrista: que se convierta en un ente autárquico que se autofinancie con la venta de productos y tenga un presupuesto mínimo. "Hacer experimentos en televisión que tienen cero rating y cuestan 14 millones de pesos me parece una falta de respeto absoluta a la ciudadanía", había dicho Macri en su momento, justificando la medida. Y los rumores de pasillo del canal indican que la señal sería vendida a una productora privada. Rumores basados en las visitas al canal de Lucía Suárez, gerente ejecutiva de Pramer (Productora América) , la empresa productora de contenidos para televisión más importante del mundo hispanoparlante, y que es una subsidiaria de la importante empresa de televisión paga de los EE.UU, llamada Liberty Media.

Y que decir del proyecto presentado por el PRO, que propone derogar la ordenanza 46.229, sancionada en 1993, que prohíbe "otorgar concesión, cesión, transferencia de dominio, tenencia precaria de todo [...] espacio verde de uso público [...] perteneciente al dominio público municipal", y propone darle al Ministerio de Ambiente y Espacio Público la posibilidad de "realizar obras de infraestructura y prestación de servicios, por sí o por terceros, así como dar en concesión equipamiento, para el mejor aprovechamiento de los visitantes" en los espacios verdes. Lo cual abriría la posibilidad de que se privaticen, incluso, las plazas o cualquier espacio público.

Noticias de ayer, extra! extra!

Pero no todo es tan original como parece. Algunas de estas medidas ya habían sido encaradas por la anterior gestión en un claro acuerdo político Telerman-Macri, cuando todavía se agitaban desde el estado las banderas del miedo post-Cromagñón, y se encaraba el cierre masivo de centros culturales alternativos.

Desde fines de 2006, la ciudad ya tenía definido un "Plan de Marketing Turístico" que, "con una visión sistémica y profesional, define las políticas de promoción turística para el corto, mediano y largo plazo, en el marco de una estrategia de promoción calificada de Buenos Aires como destino turístico de jerarquía internacional", según rezaba su contenido. La elaboración de este plan contó con la participación de actores públicos y privados.

Lucía, integrante de la "Casa de la Cultura Compadres del Horizonte", aclara, entonces, lo obvio: "Nosotros estamos clausurados desde hace un año y medio. Pero no nos clausuró Macri. Nos clausuró Telerman. Y creemos que Macri, en todo caso, es una cara un poco más oscura de una política que se viene desarrollando en distintos gobiernos porteños. Para nosotros, ellos son un golpe a la cultura".

Fuente: www.anred.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agencia Rodolfo Walsh