martes, 6 de mayo de 2008

Macri pretende derribar el Santuario de Cromañón

Hoy- martes 6 de mayo a las 18:00- en el Santuario de Mitre y Ecuador los familiares y sobrevivientes de Cromañón brindarán una conferencia de prensa ante las amenazas del gobierno de la Ciudad de reabrir por la fuerza la calle Bartolomé Mitre, lo que implicaría la destrucción del sitio que une a cientos de víctimas. “El lugar es un origen. Necesitamos reconocernos en un lugar, un punto de partida, que puede ser a la vez de llegada, sostienen los luchadores”.

Buenos Aires, lunes 5 de mayo de 2008 (Agencia Walsh) “¿Qué significa la defensa del lugar consagrado?”, se preguntan los familiares y sobrevivientes de Cromañón en un escrito en el que también convocan a una conferencia de prensa, mañana a las 18:30, precisamente en el Santuario.
Más adelante, los familiares se interrogan: “ ¿Podrán entenderlo los demás? Podría pensarse en la totalidad inversa que representan los ataques recibidos. ¿Por qué nos atacan en el santuario?; ¿por qué han intentado destruirlo, por qué movilizan a los vecinos para su levantamiento?”.
Y, luego, contundentemente, responden: “El santuario es como un cuerpo colectivo y a la vez de cada uno de ellos. Es el cuerpo reconstruido luego de su destrucción: es el cuerpo que entre todos los que aún estamos recreamos para ellos que no están; su cuerpo que nos ha abandonado pero permanece aquí. Aún con sus defectos, con sus partes feas. Aún sucio y roto”.
Seguidamente, los familiares argumentan: “Y quienes formamos parte de esta absurda historia, sus víctimas, podemos mirar ese lugar, sentirlo profundamente nuestro, pensar y tratar de articular un pequeño relato de sus significados. Necesitábamos algo más que el grito y la desaparición, la muerte y la desesperación para fundarnos en nuestra nueva identidad: necesitábamos un lugar. El lugar es fundante, está erigido para defenderse contra las amenazas internas y externas, contra la desintegración. Mantener el santuario es vital para conservar la presencia y correr a la ausencia al rincón del llanto y la falta en lo cotidiano. No es como el cementerio, lugar para el encuentro individual con el ausente, lugar para el llanto personal, lugar donde se le reconoce a cada uno la morada, para quedarse quieto allí. Necesitábamos un lugar para no yacer, para permanecer andando, para sostener el reclamo colectivo que supere el llanto y la desgracia”.
Finalmente, las víctimas de Ibarra y Chabán, entre muchos otros puntualizan que “En la permanencia del santuaruo se juega la autoridad, de algún modo el destino de lo que seremos capaces de construir: manda la memoria o la vergüenza, el horror que impide olvidar o el que produce la huida, la presencia que hace ver, o la ceguera de ignorar. ¿Podremos mantener el lugar de encuentro para poder salir a caminar, como hacemos cada mes, el destino del aliento que sostiene una plegaria, semanalmente convocada, la reunión de la fuerza que hace falta para juntarse a gritar y tratar de entender el absurdo? ¿O se impondrá la necesidad de negar, de decir: “ya pasó, hagan otra cosa”?

Como se sabe, el boliche República Cromañón está ubicado en la calle Bartolomé Mitre 3060, entre las calles Ecuador y Jean Jaurés en el barrio de Once de la Ciudad de Buenos Aires. La noche del 30 de diciembre, toda la calle y hasta dos cuadras para cada lado, mostraba un caos de cuerpos tirados (vivos y muertos), gente corriendo, otra desorientada y perdida, gritos y desesperadas búsquedas. Ante la increíble demora, ineficacia e incompetencia de quienes debían dirigir el operativo de emergencia, muchos chicos que habían salido con vida volvían a entrar buscando amigos y parejas, o salvando desconocidos. Se calcula que el 40% de los fallecidos perdieron la vida intentando salvar otras.
Una vez despejada el área por personal policial muchas horas después, las dos esquinas próximas a la puerta del local fueron valladas. En una de ellas, la de Bartolomé Mitre y Ecuador, se llevaron las zapatillas, remeras y camisetas que quedaron tiradas en el lugar…también fotos, las primeras que se conseguían, flores, dibujos y cartas…
Y fue la continuidad de toda esa trágica situación de las muertes, pero más aún la continuidad de la heroica actuación de muchos de los vivos, su entrega sin cálculos, lo que dio origen al santuario, que tanto molesta a los dueños del poder.

Fuente: Familiares de Cromañón

AGENCIA DE COMUNICACIÓN RODOLFO WALSH

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agencia Rodolfo Walsh