viernes, 9 de enero de 2009

Cromañón-"Estamos pomposamente igual"

José Iglesias, papa de Pedro, del Grupo Que no se repita

-¿De qué modo significa estos 4 años?

-Es muy difícil contestar. Primero una lucha muy dura que pesa mucho. Una lucha que en cuanto a resultados ha sido en gran parte frustrante. La ciudad de Buenos Aires hoy, en materia de control está igual que en el 2004, a pesar de los pomposos nombres de las agencias de control y los pomposos funcionarios. Estamos pomposamente igual. Creo que es la misma hipocresía que en la época de Ibarra. Él se rodeaba de banderas progresistas y hacía caja y dejaba que los chicos se muriesen. Federico Young se rodea de banderas de eficiencia, y crea las condiciones para que otros chicos vuelvan a morirse, sin inspeccionar locales clandestinos y demás; y reaccionando solo con la denuncia. Es muy triste que hayan pasado 4 años y la conciencia de cuidar a los jóvenes no haya en Buenos Aires, al menos no haya echado raíz y esto es frustrante. Si bien es cierto que en gran parte del país la sangre de los chicos ha servido para algo, pero en su ciudad no.

-¿Qué expectativa tiene respecto del juicio?

-Obviamente, uno tiene mucha esperanza y como dice ese viejo refrán, lo último que se pierde son las esperanzas. Estamos haciendo todo lo que tenemos que hacer para que haya una sentencia justa y creo que estamos avanzando hacia eso y esperamos que así sea.

-¿Cuál es la responsabilidad que le asigna al grupo Callejeros?

-Para nosotros no hay ninguna duda de que es responsable y en el mismo nivel que Chabán, y ha quedado demostrado en este tercio del juicio oral que ya se desarrolló.

-¿Qué opina respecto a la apertura de la calle Bartolomé Mitre prevista por el gobierno de la ciudad para el 2009?

-Mire, yo no digo ni que no, ni que sí. El 2009 es un año muy largo, seguro que va a ser tan intenso como todos los años en la Argentina. Esto no es solamente un problema de transito, además de un problema de transito, es un problema mucho más importante que encarna otros valores. Y que por haberlo planteado en estos términos es que se haya prestado más atención a la Plaza Once, que se la reformase a la Plaza Once, se la llenase de luz y la luz suele apagar todas las cosas que medran en la oscuridad. Aun así, la manzana de Cromañón sigue siendo un antro del delito.

Agencia Walsh

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agencia Rodolfo Walsh