miércoles, 7 de enero de 2009

Cromagnon-Diego Rozengardt-Entrevista

Diego Rozengardt, Hermano de Julián y organizador del ciclo de charlas "Pensar Cromañón– Editor del libro

-¿Qué pasó en tu familia ante el hecho?

-Y desde ese momento con mi familia nos comenzamos preguntar muchas cosas. Mirándonos las caras ¿Qué paso en Cromañón? ¿Por qué paso? ¿Qué podemos hacer para que no vuelva a repetirse algo así? Y un poco es lo que aprendimos en este tiempo, ¿no?. Aprendimos a luchar, a pelearla para que no se repita, para que no se olvide, y que Cromañón no sea considerado un accidente. Porque si se considera un accidente, entonces no vamos a cambiar nada y si no cambia nada, esta lógica se mantiene, esta lógica de corruptela diaria de impunidad cotidiana y de connivencia entre estado y empresario.

-¿A partir de ahí, se les ocurre hace el libro?

Si, cuando aparece la idea del ciclo de charlas, y los invitados aceptan ser parte de los paneles el resultado fue tan bueno que dijimos, vale la pena hacer todo el esfuerzo de llevar esto al texto. Preparar un libro de la mejor calidad posible, de hecho tiene mucha grafica, fotografía y no pensado como un libro barato para que la forma del libro vaya en concordancia con el contenido. Y Todo ese trabajo confluyo en la preparación del libro y que es una invitación para toda la ciudadanía para que reflexione de manera profunda, no solo por Cromañón, sino como Cromañón se convierte en una foto de la Argentina hoy. Y como hacemos para que esa fotografía no sea más la foto de la Argentina hoy. Para cambiar esta lógica que esta por detrás y cambiar las condiciones que hicieron posible cromañon, que creo siguen hoy latentes y eso es lo que se debate en el libro. Se habla de las responsabilidades, no solamente penales, sino también políticas, morales, éticas, sociales y eso lo podemos hacer como ciudadanos. No hace falta ser abogado o juez para evaluar responsabilidades políticas o éticas, por ejemplo. Sino que ser conscientes de que hay un hecho muy grave en donde se murieron casi 200 pibes en una noche y que eso no se puede volver a repetir.

-¿Cuál es tu vivencia hoy, momento en que se hace el juicio, este libro?

-Por un lado los familiares de cromañón a 4 años, seguimos activos, luchando, haciendo actividades, continuamos sin bajar los brazos, no nos hemos callado. Y creemos que nuestra causa trasciende un juicio político, o incluso el penal. Ojala que este libro sea una herramienta más en ese camino de lucha como son las muestras plásticas, las marchas, o las canciones. Todo eso que tiene que ver con apostar al acerbo de memoria histórica, no a la memoria de solo me acuerdo. Memoria que uso para cambiar mí día a día. Y sostengo que cromañón sigue latente en el sentido que la gente misma, usa la palabra para significar un estado de las cosas. Eso que parece todo trucho, todo coimas, donde el estado no esta o esta para que los empresarios evadan la ley. Con nuestra lucha apostamos a que la ciudadanía piense también en estos términos y apuesten también a un cambio.

-¿Pensás que los políticos aprendieron?

Claramente no aprendieron, salvo muy pocos casos aislados. No hay ningún cambio importante desde ningún estamento estatal.

¿Qué esperás del libro?

-Ojala lo reciba mucha gente, que vaya a ámbitos educativos, que lo lean en facultades, secundarios y que también son ellos los que pelean contra Cromañón, cuando los pibes se levantan y marchan para que no se les caiga el techo de las escuelas sobre sus cabezas. De alguna manera están en contra de la lógica, no apostamos nada por la educación, por la juventud y le damos lo más barato porque son muertos moribles, como dice en el libro. Los muertos de Cromañón son de clase media para abajo, son muertos que podían pagar entradas muy baratas, entonces son muertos de los que podemos prescindir. Esa cosa nefasta y perversa que se dio en Cromañón es lo que queremos que cambie, y que el Estado este donde tiene que estar y que los empresarios que quieran hacer negocios, como mínimo que cumplan la ley.

Americo Balbuena
Agencia Walsh

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agencia Rodolfo Walsh