sábado, 12 de enero de 2008

Asamblea de Trabajadores de ¨Casa Puerto¨ el primer y único centro de asistencia para niños y adolescentes adictos a la pasta base de cocaína.

Con los 2300 despidos anunciados por el gobierno de la Ciudad de
Buenos Aires, Casa Puerto, el primer y único centro de asistencia
para niños y adolescentes adictos a la pasta base de cocaína, se ve
en riesgo inminente de cerrar sus puertas, ya que el total de sus
trabajadores pertenecemos al régimen de Empleo Público (Decreto
959), o poseemos contratos de locación de servicios; las dos
modalidades contractuales alcanzadas por la medida.

Acusados de ser "ñoquis", o tener puestos políticos, los
trabajadores de esta institución sumamos un nuevo maltrato de parte
del gobierno a un ya extenso listado. Tras haber sostenido nuestra
tarea durante todo el año en el mayor abandono; tras haber trabajado
sin cobrar casi 7 meses de un total de 9 en una situación de
absoluta precariedad laboral (sin vacaciones, ART, aguinaldo, etc.);
tras haber pagado de nuestros bolsillos elementos, insumos, viáticos
que nos permitiesen seguir adelante con nuestra tarea (situación que
no se modificó con la asunción del nuevo gobierno); tras haber
denunciado por medio de un comunicado de prensa previo la situación
en la que nos encontrábamos, como forma de presionar para que nos
dejasen trabajar como correspondía, hoy nos dicen que somos nosotros
aquellos dentro del Estado que cobramos y no trabajamos cuando
justamente es todo lo contrario, durante meses, y aun hoy, hemos
estado pagando para trabajar.

Y aquellos que levantan ahora la acusación, ni siquiera se tomaron
la molestia de revisar a quiénes se estaba echando, no se tomaron la
molestia de separar la paja del trigo, cosa que era su deber. Muy
por el contrario, a solo una semana de habernos transmitido que los
contratos se renovarían automáticamente, de modo inesperado, nos
anuncian el último día hábil del año, a horas de que se efectivice
la medida, que todos los contratos caerían, haciendo gala de una
frialdad y desconsideración que atenta contra los derechos de los
trabajadores y las familias que estos tienen detrás.

Así, del mismo modo que su antecesor Telerman, quien anunció
altisonante y ostentosamente la creación de Casa Puerto,
respondiendo a una necesidad real y visible de la sociedad, para
luego dejar abandonado al espacio, sus trabajadores y los niños
víctimas del flagelo del paco, Macri anuncia espectacularmente el
cesanteo de 2300 "ñoquis", engañando a la sociedad, puesto que se
trata en su mayoría de trabajadores que se enfrentan cotidianamente,
sin los medios necesarios, a las situaciones más terribles que se
viven en la actualidad. Trabajadores que cargan sobre sus hombros la
realización de los programas sociales. Se trata, también, de
trabajadores de la cultura, del medio ambiente, etc. Se trata
justamente, de aquellos trabajadores que son quienes realmente
padecen a los "ñoquis" puestos por los gobiernos de turno.

Ahora bien, con respecto al problema del "paco" –que no fue
soslayado por Macri mientras duró la campaña electoral, por ser un
problema de gran importancia- los vecinos de la villa del Bajo
Flores recibieron como propuesta del entonces candidato la "Creación
de una red de centros de rehabilitación, un plan de prevención para
que los chicos no caigan y reorganizar las villas". Luego, cuando ya
había ganado los comicios y en condición de Jefe de Gobierno electo,
gente de su partido aseguró a los medios que "las casas del paco" no
serían cerradas, acercando tranquilidad a sus trabajadores,
preocupados por estar sufriendo una política de vaciamiento y el no
pago de sus salarios por 4 meses. Sin embargo, a menos de 3 meses de
esos anuncios y habiendo compartido con el gobierno saliente un
proceso de transición, celebra el cesanteo de todos sus
trabajadores, y no responde cual será el plan para lidiar con la
problemática. ¿Se trata para estos chicos de un nuevo abandono por
parte del Estado?

En este momento, y luego de habernos puesto (nosotros sí) en
contacto real con la problemática del "paco", emergente de la
exclusión que está arrasando con la vida de los jóvenes y los niños;
luego de haber puesto nuestro cuerpo y nuestras ganas de trabajar
para contener, alojar, cuidar y aliviar el dolor de estos chicos y
sus familias, quienes son mucho más para nosotros que números de una
estadística, o protagonistas de un slogan de campaña, no queremos
que nos den excusas ahorrativas ni que nos digan que no vale la pena
ocuparse de ellos. Tampoco podemos permitir que injurien nuestro
trabajo cuando se hizo a pulmón y en soledad. La indiferencia y la
inacción que se hacen cómplices del exterminio que están sufriendo
los sectores excluidos de la sociedad no nacen de estos
trabajadores. Íbamos a ser parte de un sistema integral que nunca
fue puesto en funcionamiento, nunca se crearon las redes de
derivación, de contención y prevención, etc. Esperamos que el Estado
nos acompañe con voluntad política y recursos. Porque hasta ahora,
hemos funcionado en el mayor aislamiento.

Solicitamos a toda la comunidad y a todas las organizaciones
sociales, en especial a las que se dedican a este problema en
particular que nos acompañen en este reclamo que consideramos justo,
para que los chicos no queden nuevamente abandonados por el Estado.
Ya sufrieron demasiado y nosotros lo sabemos. Es hora de hacernos
cargo.

· TODOS LOS RECURSOS NECESARIOS PARA SOLUCIONAR LA
PROBLEMÁTICA DEL PACO Y SUS DETERMINANTES.

· NO A LOS DESPIDOS EN "CASA PUERTO".

· NO A LOS DESPIDOS EN EL GOBIERNO DE LA CIUDAD.

· QUE SEAN COMISIONES DE TRABAJADORES QUIENES SE SAQUEN DE
ENCIMA A LOS ÑOQUIS DEL GOBIERNO.

Contactos: asamblea_casapuerto@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agencia Rodolfo Walsh