viernes, 1 de junio de 2007

Conflicto de los trabajadores del correo argentino

Correo: Lucha con aviso y sin retorno
(AW) Los trabajadores del correo oficial ofrecieron una conferencia de prensa en el Hotel Bauen, durante la tarde de ayer. Allí hicieron un raconto de la situación por la que atraviesan y también aseguraron que denunciarán ante la secretaría de DD.HH de la nación a la empresa por la militarización de los lugares de trabajo, al mejor estilo K.
Buenos Aires, 1 de junio de 2007 (Por Américo Balbuena, Agencia Walsh). El conflicto comenzó hace ya una semana. La planta Monte Grande de Correo Oficial fue sitiada por un escuadrón de la Gendarmería Nacional y Policía de la Provincia de Buenos Aires en sus alrededores. Ocurrió cerca de las 20.00 horas, el martes 29. Pero antes, los días 22 y 23 de mayo los trabajadores realizaron medidas de protesta debido al irrisorio aumento del 8,25 % acordado por sus sindicatos. Además, exigieron la efectivización de los compañeros contratados “fraudulentamente y por agencias eventuales”.
A las 18.00 horas, en el Hotel Bauen, una conferencia de prensa ofrecida por los protagonistas aclaró mejor el panorama. De la misma participaron Edgardo Moyano, abogado de los trabajadores; Marcelo Ortega, delegado de Correo Argentino sucursal Escobar; Jorge López, delegado sucursal Monte Grande y Ernesto Valdivieso, de la sucursal Flores.

López dijo que en una primera marcha, “los trabajadores de distintas sucursales ya se habían presentado ante la empresa por sus reclamos”. El jueves 24 marcharon ante la sede gremial más de 500 trabajadores.

Rubén Tripi, abogado del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CeProDH) solidarizado con los trabajadores, también se hizo de la palabra. “Vamos a denunciar la situación en la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación”, aseguró. Y agregó que “nada justifica poner escuadrones de gendarmería en el interior de las instalaciones y policías en los alrededores de los lugares de trabajo y al momento despedir trabajadores”. Reveló además que en la audiencia convocada por la delegación Lomas de Zamora del Ministerio de Trabajo, ante las denuncias de delegados y trabajadores, la empresa no solo no se presentó, sino que anunció el inicio de acciones penales contra los trabajadores. “Este grave avasallamiento de los derechos de los trabajadores y las libertades democráticas, constituye una medida típica utilizada por dictaduras militares y el gobierno de Isabel, militarizando, ante conflictos, los lugares de trabajo para "limpiar" de activistas y delegados los escenarios de lucha de la clase obrera”, esbozó el letrado.

Por su parte Ortega destacó que “la situación se repite en distintas sucursales de Correo Argentino donde los compañeros se presentan a trabajar enfermos – por ejemplo con tendinitis – y los obligan a realizar su tarea. Ante la negativa, la respuesta es la represión. Es un hecho inédito lo sucedido en Monte Grande, algo que no sucedía desde la dictadura militar”. Para finalizar exigió el retiro inmediato de la gendarmería y la policía. En otro pasaje de su exposición hizo responsable de lo que ocurre y ocurra, en primer término al ministro del interior Aníbal Fernández, al interventor del Correo Argentino, Eduardo Di Cola, referente del Frente para la Victoria en Córdoba que salió a darle pelea al gobernador José Manuel de la Sota, y al presidente Néstor Kirchner.

En tanto que Valdivieso, de la sucursal Flores, remarcó que “los autoconvovados quieren defender a los compañeros” pero reciben los aprietes de la empresa y del sindicato que los nuclea. A pesar de ello, “pensamos seguir agrupándonos ya que no estamos solos porque hay muchos compañeros de base que acompañan”, e invitó a otros delegados a que se unan en la lucha. Asimismo anunció que para hoy por la tarde, a las 17.00 horas, en el Bauen, van a seguir charlando sobre la problemática que los afecta. “Nosotros decidimos todo en asamblea desde un principio, en contraposición con el accionar del sindicato”, cerró.

Hasta el momento hay 30 delegados autoconvocados, que representan a igual número de sucursales de un total de 56 en zona metropolitana (Capital Federal y Gran Buenos Aires). El total de trabajadores del país asciende a 12 mil.

Entre otros reclamos, se encuentran la oposición a las negociaciones paritarias entre la empresa y el sindicato, quienes acordaron un aumento del 16.5 %, en dos cuotas, siempre a espaldas del reclamo de las bases. Piden un básico de $ 2600, la efectivización inmediata de los contratados fraudulentamente por agencia, estatización definitiva del correo, negociación de un nuevo Convenio Colectivo de Trabajo y el pase de las cifras no remunerativas al básico.

La burocracia sindical del correo está conformada por FOECYT (Federación Obreros y Empleados de Correos y Telecomunicaciones) al que se suman en lo que se conoce como Frente Gremial de los Trabajadores Telepostales, las organizaciones sindicales: AATRAC (comunicaciones), FOECOP (correos privados) y FEJEPROC (personal jerárquico).

Entre las muestras de solidaridad con los autoconvocados del correo, se mostraron Ramón Duarte. Delegado de La Fraternidad seccional José León Suárez; Víctor Kovensky, de Casinos de Buenos Aires; Eduardo García, delegado ATE Junta Interna del Hospital Garrahan; Mariela Pozzi, delegada telefónica edificio Piedras Lista Violeta y otros representantes de organismos de DD.HH y organizaciones sociales.

AGENCIA DE COMUNICACIONES RODOLFO WALSH

1 comentario:

Agencia Rodolfo Walsh