miércoles, 9 de abril de 2008

Buenos Aires-Un encuentro campesino en la casa de las Madres de Plaza de Mayo

(AW). Los pequeños productores del campo tendrán el jueves 17 un esperado encuentro en la sede de la Asociación Madres de Plaza de Mayo. Los objetivos de la jornada serán las elaboraciones de propuestas para un trabajo integral sobre la soberanía alimentaria de los argentinos.

Comunicado
La sede de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, en calle Hipólito Irigoyen 1584 de la ciudad de Buenos Aires, será escenario el jueves 17 de abril del Encuentro Nacional de Organizaciones de Pequeños Productores del Campo, que tendrá como objetivos fundamentales que las agrupaciones participantes adopten un posicionamiento claro frente al reciente lock out agropecuario y, al mismo tiempo, avancen en la elaboración de propuestas para un trabajo integral sobre la soberanía alimentaria de los argentinos.
Al encuentro, que ya cuenta con la adhesión del Movimiento Campesino de Formosa (MOCAFOR), la cooperativa Bauen y la Federación Argentina de Cooperativas de Trabajadores Autogestionados (FACTA), están invitadas todas las organizaciones populares interesadas en los temas a debatir, particularmente las que agrupan a campesinos y pequeños productores del campo.
El comienzo del encuentro está previsto para las 8, y los debates e intercambios de experiencias y propuestas se extenderán hasta las 6 de la tarde.
Reproducimos aquí los tres documentos que el MOCAFOR, que forma parte de FACTA, difundió en los últimos días respecto del paro patronal del sector agrario.
Humildes aportes del Movimiento Campesino de Formosa a la opinión pública nacional del campo y la ciudad, para reflexionar ante el complicado panorama agropecuario.
EL PARO DE LOS OLIGARCAS
Los que impulsan y sostienen el paro agropecuario.
Es necesario ser lo más claro posible sobre el tema de quienes impulsan y sostienen el actual paro agropecuario nacional con piquetes y movilizaciones en nuestro país.
Los que impulsan y sostienen son productores y empresarios que pertenecen a la oligarquía agroexportadora en la Argentina; pertenecen a un sector de los productores del campo argentino que han ganado mucho dinero en los últimos años y han acumulado enormes riquezas, sacrificando los recursos naturales y humanos de la argentina; no son Pequeños Productores Agropecuarios como muchos de ellos se hacen pasar ante los ciudadanos argentinos que por desgracia desconocen la verdadera realidad del campo.
Estos productores son empresarios, patrones, no son trabajadores justamente. Son grandes terratenientes agro exportadores que están acostumbrados a ganar mucho dinero con lo que la tierra argentina y los trabajadores generan; son los que se apropian de miles de hectáreas de tierras pertenecientes poblaciones campesinas e indígenas de todas las regiones de la Argentina. Son los que están convirtiendo a la argentina en una república sojera destruyendo nuestros montes, contaminando nuestros ríos y arroyos y desterrando a los antiguos Pequeños y Medianos Productores. Están consolidando un modelo de campo sin campesinos, y batiendo record en la producción de alimentos para la exportación en un país donde todavía existen muchos compatriotas que pasan hambre.
A la oligarquía no le preocupa el paro en sí, porque ellos tienen suficiente infraestructura para almacenar y seguir exportando en Dólar y Euros.
A través de la corta historia de nuestra nación, la oligarquía agroexportadora siempre ha tenido comportamientos mezquinos, ambiciones desmedida de concentración de riquezas, monopolio del comercio exterior y actitudes represivas; responden a un modelo de país injusto con grandes ganancias para unos pocos y pobreza para la mayoría. No debemos olvidar las alianzas de la oligarquía terrateniente con sectores golpistas de la sociedad en contra gobiernos democráticos y populares de nuestro país. No nos debe de extrañar ni sorprender que el actual paro agropecuario forme parte de una conspiración política.
Lo que pretende la oligarquía es lograr el desabastecimiento de la población, que la inflación se dispare a los cielos y así conducir a la sociedad a un clima de inestabilidad política y económica, campo fértil para la ultraderecha nacional (Coalición Cívica, PRO, Etc.) que responden al consenso de Washington, en contra de la transición democrática y los signos de redistribución de la renta que impulsa la Presidente Cristina Fernández.
Compatriotas, no nos confundamos ni nos dejemos llevar por las campañas de desinformación, el paro agropecuario no es de los Pequeños Productores, que hoy suman el 65 % de los productores del país, sino que es el paro de la minoría de los productores, no más del 20 %, ellos son los terratenientes y sojeros.
Existen Pequeños Productores que son utilizados y/o manipulados de diferente manera por la Oligarquía Terrateniente, para aparentar que este paro es de todo el campo, pero no, el paro es de un sector del capo solamente, de aquellos que amasan fortunas, mientras los campesinos pobres pierden sus tierras y no pueden pagar los estudios de sus hijos.
Las retenciones.
Nosotros estamos de acuerdo con las RETENCIONES A LAS EXPORTACIONES, nos parece que es necesario consolidarlo, sirvió para apoyar la reactivación económica de la Argentina, postrada y sometida a la voluntad del Imperio.
Si la retención a las exportaciones es un instrumento del estado para rescatar a millones de argentinos sumidos en la pobreza y la miseria entonces es justo y necesario que los ganan millones compartan a través de la administración del estado con los que poco o nada ganan.
También son necesarias las retenciones para que la Argentina deje de ser una república sojera, productora y exportadora de forrajes, forraje con los que países europeos, china y estados unidos fortalecen su ganadería.
Las retenciones debe cumplir también una función clave para la economía nacional como debe ser el financiamiento de una nueva Política Nacional de Desarrollo Rural Integral, basado en los campesinos pobres que son la gran mayoría (65 % aproximadamente) de los productores de la Argentina.
Con las retenciones el gobierno nacional puede y debe financiar el nuevo campo poblado por campesinos y no solamente por soja.
El Gobierno puede y debe financiar con las retenciones cooperativas agropecuarias de pequeños productores y por supuesto una compleja red agroindustrial en las diferentes regiones agro ecológica de nuestro país.
Política estratégica de Desarrollo Rural Integral.
Nuestro país no cuenta con una Política Nacional Estratégica de Desarrollo Rural Integral, todo país que pretende ser independiente y soberano debe diseñar y ejecutar una política de Desarrollo Rural.
Los argentinos necesitamos de la férrea voluntad política del gobierno para que los movimientos y organizaciones de los pobres del campo tengamos un espacio con el gobierno para diseñar y ejecutar con suma urgencia una política de Desarrollo Rural Integral, a corto, mediano y largo plazo.
La Política de Desarrollo Rural Integral debe:
a) Consolidar Infraestructuras básicas para la agroindustria en las diferentes regiones agro ecológicas del país.
b) Fomentar proyectos agropecuarios ecológica y económicamente sustentable y sostenible en el tiempo…
c) Impulsar la diversificación dela producción agropecuaria.
d) Garantizar la soberanía alimentaria de los pueblos de la Nación Argentina.
e) Exportar productos con valor agregado para la cooperación regional y la obtención de divisas.
Es realmente urgente financiar con recursos de la retención: investigación científica; tecnología apropiada; insumos; herramientas e implementos para apuntalar la diversificación de la producción y el mercadeo de los Pequeños Productores, particularmente a través de cooperativas agropecuarias.
Si lo que planteamos las organizaciones de los pequeños productores de la Argentina no se tiene en cuenta para contrarrestar la embestida oligárquica y fundar las bases de un nuevo modelo agropecuario, los argentinos enfrentaremos problemas políticos y económicos mayores aún, que serán difíciles de solucionar.
Es preciso aclarar, que el modelo agropecuario argentino es muy injusto y debe ser transformado, de lo contrario seguiremos siendo prisioneros de los oligarcas, quienes nos mandarán al infierno a la mayoría de los argentinos.
Pequeños Productores Agropecuarios.
Los argentinos debemos poner freno definitivamente a las conspiraciones de los oligarcas agro-exportadores que actúan en alianza con las compañías cerealeras multinacionales.
Pedimos a la ciudadanía que sepan discernir entre Pequeños Productores de la Argentina y conspiradores oligarcas. Existe un campo con campesinos pobres, olvidados, explotados y discriminados: se movilizan en bicicletas, motocicletas, de a pie, de a caballo o en viejas camionetas algunos; ellos son la mayoría de los productores del país; pocos los tienen en cuenta, ellos hoy no están haciendo paro porque son campesinos que tienen muchos reclamos sectoriales pero no son oligarcas.
Ellos/as son Indígenas de distintas etnias, mestizos y algunos gringos, es fácil identificarlos su cuerpo está quemado por el sol y curtido por el viento, sus manos son callosas, sus vestimentas están descoloridas y sus zapatillas están gastadas; es común en ellos la mirada profunda y triste, el caminar sereno y el hablar pausado; las espaldas tienen curvadas porque han trabajado desde niños en las zafras, en los montes, o de a caballo; su jornal es desde antes que salga el sol hasta la caída del sol, todos ellos tienen los mismos sueños: que sus hijos estudien y tengan mejor futuro, quizás en la ciudad, pero dicen ojala sea en el campo y que la argentina sea de todos y para todos.
El 65 % de los hogares de los pequeños productores padecen Necesidades Básicas Insatisfechas, están en el campo esperando la oportunidad de que el gobierno nacional los escuche, pero estos productores no quieren que la ciudadanía los confunda con los terratenientes.
Los Pequeños Productores, los Trabajadores Rurales, son los últimos gauchos, son los pobres del campo; a pesar de los desplazamientos forzados hasta hoy siguen siendo la mayoría de la población campesina de la Argentina.
De lograr sus objetivos la oligarquía, el sector de los campesinos pobres que reclaman transformaciones profundas en el campo argentino, desaparecerá como tal en menos de 10 años, y todas las extensas tierras productivas quedarán bajo el control absoluto de empresas agro exportadoras y multinacionales cerealeras.
AGENCIA DE COMUNICACION RODOLFO WALSH

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agencia Rodolfo Walsh